PANORAMA DESDE EL PUENTE

Honor, justicia, ley, amor, odio, impulsos irrefrenables, obsesión, pasiones, celos... con el transfondo de la inmigración ilegal en el Nueva York de los años 50.
Estos son los ingredientes de "Panorama desde el puente", una de las mejores obras de Arthur Miller. Y esta es una de las obra que vamos a representar este año en "No Es Culpa Nuestra".
En esta páginas te hablaremos de la obra, del autor, de los personajes, de la época, del entorno social, de los entresijos de un montaje tan complicado y de nuestra visión del mismo.
Si no conoces la obra o quieres conocerla más a fondo, este es tu sitio.

BIOGRAFÍA

jueves, 7 de febrero de 2008

Para llegar a rellenar ese 90% del iceberg tan necesario para cualquier personaje, y más aún para los de "Panorama desde el puente", una de las herramientas más importantes es la biografía del del mismo.
Es una herramienta muy útil a la hora de justificar el caracter, las actitudes, los estados de ánimo, los conflictos o los puntos de vista de un personaje en un texto. Resumiendo, a la hora de conocer a nuestro personaje.
Evidentemente, el espectador no va a ser consciente de la biografía del personaje ni de por qué actúa de un determinado modo. Sin embargo, si se trabaja como es debido, nos ayudará a rellenar una buena parte de ese 90% del personaje que no se ve y que, sin embargo, nos permite adivinar la verdad en él.
En mi opinión, una buena biografía debe estar escrita en primera persona, obviamente por el actor que representa a dicho personaje, y, a ser posible, incorporar el lenguaje del personaje a la misma.
La biografía de un personaje debe servir para:
  1. Justificar su perfil psicológico. Debe haber hechos en la biografía que lleven al personaje a ser como es. Es obvio que en la vida real muchos rasgos del carácter vienen dados por nuestra genética, pero estimar que un personaje es como es porque es así no ayuda mucho a la hora de actuar.
  2. Justificar sus actitudes durante la obra, al menos en momentos concretos.
  3. Apoyar determinados estados de ánimo. Si se trabaja una biografía con la suficiente profundidad el actor acabará recreando imágenes de esa vida ficticia, fotos de recuerdos, por así decirlo, que le ayudarán a llegar a un determinado estado de ánimo en un determinado momento.
El mayor problema que, personalmente, he encontrado al trabajar con biografías es que se suele hacer demasiado pronto. A mi entender, para empezar a crear la vida anterior de un personaje es necesario tener un conocimiento previo y detallado tanto del personaje como del texto.
Es habitual crear una biografía despues de haber echado un par de vistazos al texto y de tener una visión general del personaje. En mi opinión es un error. La biografía, como cualquier otra herramienta debe justificar absolutamente el texto. No puede haber descuadres entre ambos, y en caso de haberlos debe modificarse la biografía, ya que el texto no se puede cambiar.
Parece obvio, pero no lo es. Dada la condición humana de los actores, estos tienden con demasiada asiduidad a considerar que el trabajo que han hecho con la biografía es más importante que el que realizó, por ejemplo, Arthur Miller con "Panorama desde el puente", y pensar que cualquier intención, estado de ánimo o punto de vista puede meterse con calzador sobre el texto para justificar su biografía.
Recalco. La biografía, como cualquier otra herramienta utilizada, debe justificar el texto. Nunca a la inversa.

Pueden verse las biografías de los personajes de "Panorama desde el puente" en la sección de PERSONAJES.

0 comentarios: