PANORAMA DESDE EL PUENTE

Honor, justicia, ley, amor, odio, impulsos irrefrenables, obsesión, pasiones, celos... con el transfondo de la inmigración ilegal en el Nueva York de los años 50.
Estos son los ingredientes de "Panorama desde el puente", una de las mejores obras de Arthur Miller. Y esta es una de las obra que vamos a representar este año en "No Es Culpa Nuestra".
En esta páginas te hablaremos de la obra, del autor, de los personajes, de la época, del entorno social, de los entresijos de un montaje tan complicado y de nuestra visión del mismo.
Si no conoces la obra o quieres conocerla más a fondo, este es tu sitio.

ANUNCIOS DE 1954 (II)

miércoles, 26 de marzo de 2008

Como ya dijimos anteriormente, es importante para los actores conocer el entorno, la época en la que se desarrolla la obra, en nuestro caso, 1954.
Una herramienta que yo, personalmente, estoy encontrando útil a la hora de acercarme a los deseos, anhelos, e incluso al nivel de vidad de los personajes de "Panorama desde el Puente" es la publicidad.
Aunque en la publicidad siempre se muestra un modo de vida idóneo, es evidente que influye en los personajes de una obra, al igual que influye en nosotros actualmente.

Ya vimos anuncios gráficos de 1954 relacionados con los personajes de "Panorama desde el Puente". Hoy nos vamos a dedicar a anuncios televisivos y cinematográficos.

¿La razón por la que Eddie Carbone fuma tan alegremente? Al parecer fumar Chesterfield era muy saludable por esa época.


¿La razón por la que Beatrice Carbone cocina con tanto ahínco todos los días?
No se cómo se vería entonces, pero actualmente no me comería esto ni harto de vino.


Mantequilla de cacahuete. ¿Dejaría la señora Carbone que Catherine comiera esta porquería? ¿Insistiría Catherine en comer lo mismo que Campanilla?


Café instantaneo. Seguramente Eddie Carbone vomitaría con mirarlo. Y no es que sea un gourmet pero teniendo algo mejor al alcance de la mano...


Y por supuesto, COCA-COLA, eso sí, con Marilyn Monroe.


No sé si la familia Carbone se dejaría influir mucho por la publicidad, seguramente Rodolpho sí. De lo que sí estoy seguro es de que los paisanos de la época debían tener un gran gusto por la televisión si se tragaban anuncios de este metraje.


0 comentarios: