PANORAMA DESDE EL PUENTE

Honor, justicia, ley, amor, odio, impulsos irrefrenables, obsesión, pasiones, celos... con el transfondo de la inmigración ilegal en el Nueva York de los años 50.
Estos son los ingredientes de "Panorama desde el puente", una de las mejores obras de Arthur Miller. Y esta es una de las obra que vamos a representar este año en "No Es Culpa Nuestra".
En esta páginas te hablaremos de la obra, del autor, de los personajes, de la época, del entorno social, de los entresijos de un montaje tan complicado y de nuestra visión del mismo.
Si no conoces la obra o quieres conocerla más a fondo, este es tu sitio.

ARTHUR MILLER. VIDA

jueves, 24 de enero de 2008

Uno de los grandes alicientes de dirigir una obra de teatro como "Panorama desde el puente" es poder bucear en una vida como la de Arthur Miller.


Aunque parezca algo irrelevante, en mi opinión, uno no puede plantearse dirigir una obra de teatro sin conocer al autor. Para plasmar en escena lo que Arthur Miller escribió es preciso saber lo que pretendía Arthur Miller expresar con ese texto y para saber lo que Arthur Miller pretendía expresar es importante saber cómo era Arthur Miller, qué vida tuvo, cómo se comportó en ella, cuales eran sus motivaciones y los puntos de vista acerca de los aspectos de su época y entorno que pudieran influir en la obra.


A poco que se acerque uno a una biografía de Arthur Miller se da cuenta de que tuvo una vida que mereció ser vivida.

Arthur Miller nació en Nueva York, en 1915 y murió en Roxbury, Conneticut, en 2005.
Era hijo de inmigrantes en Nueva York. Su familia, de clase media, poseía una prospera empresa textil en Manhattan que, sin embargo, se vio empujada a la ruina durante la "Gran Depresión" que sacudió el país, lo que les obligó a trasladarse a un modesto apartamento en Brooklyn.

Estudió periodismo en la Universidad de Michigan y, posteriormente se ganó la vida escribiendo guiones radiofónicos.

Su estreno en el teatro tuvo lugar en 1947 con "Un hombre con mucha suerte" que pasó por Brodway con más pena que gloria. Duró 4 días en cartel.

A partir de 1947, con el estreno de "Todos eran mis hijos" la carrera de Arthur Miller dió un giro y empezó a configurarse como el mejor dramaturgo del siglo XX. La obra recibió el premio de la Critica de Nueva York.

En ese momento empieza a conformarse el que sería el elemento central de todas sus obras. La crítica social. Miller era un intenso activista desde el punto de vista político y social. En una época en la que ir contra el sistema podía suponer un importante revés para cualquier artista, Arthur Miller se aproximó al marxismo, aunque posteriorment lo atacaría, arremetió contra el modelo de vida estadounidense y sus valores conservadores y se opuso a las intervenciones de su país en Corea y Vietnam.

Se vió implicado, en 1956, en la "caza de brujas" organizada por el "Comité de actividades antiamericanas" del senador McCarthy. Su amigo, Elia Kazan, le acuso de simpatías comunistas. Pese a las presiones que sufrió (incluso se le llegó a retirar el pasaporte), se negó a dar ningún nombre.

Se casó tres veces, la segunda de ellas con Marilyn Monroe, matrimonio que duraría cuatro años y medio y acabaría en divorcio.
En su tercer matrimonio tuvo cuatro hijos, el último de ellos con síndrome de Down, el cual fue internado en cuestión de días en una institución pública. Miller nunca hablaba de ese hijo y mostraba nulo interés por él. Sólo le reconoció en su testamento en igualdad con los otros tres.

Su carrera se vió tachonada de numerosos premios, varios de la crítica de Nueva York, dos Pulitzer de teatro y, en el año 2002, pocos años antes de su fallecimiento, el premio Príncipe de Asturias de las letras.

Todas estas experiencias pueden verse reflejadas en las diferentes obras de Arthur Miller, y muchas de ellas en "Panorama desde el puente".

Fuente: Wikipedia


0 comentarios: